Ayer y hoy

Primero que nada quiero aclarar que no estoy triste, ni melancólico, ni emo, ni molesto, ni intenso, ni borracho porque eso fue el lunes (si, el lunes mientras tu pensabas que ponerte el martes para ir a trabajar), ni mareado, ni con ganas de ir al baño, ni con ladilla crónica, ni nada que se le parezca a la anterior.

Ahora retomando este articulo.

Cito algunas frases:

  • “La Belleza está en el ojo del espectador”
  • “No siempre las cosas cambian, sino nuestra percepción de ellas”

Sí, la segunda la acabo de inventar, sinceramente olvidé que iba a poner ahí, se me ocurrió hace un rato mientras me cepillaba los dientes. Y se me olvidó mientras los ensuciaba de nuevo. El punto es, que a veces realmente nada cambia, todo queda igual, mientras el mundo a nuestro alrededor si lo hace, mientras no haya la necesidad de cambiar, entonces no se puede decir que nos estancamos, porque de verdad no siempre es necesario.

En realidad mi intención es contar un poco de mi historia personal, yo siempre me he caracterizado por ser un poco extraño y diferente al resto de las personas, al parecer es genético, mi padre siempre ha sido así también, cada quien a su manera por supuesto, y ojo, no estoy hablando de alguna enfermedad genética o de que somos un par de mongólicos, sino de que solemos tener mucha diferencia de personalidad con respecto al resto de las personas, un ejemplo es que no seguimos a las masas, ok, perfecto, sinceramente en día me gusta bastante ser así, eso me da mi individualidad.

Pero no siempre fue así, cuando niño obviamente era un poco diferente a mis compañeros de escuela, por lo que no todos solían tenerme respeto, y en ocasiones me molestaban y hasta provocaban alguna pelea, por años pensaba que algo estaba mal en mí, obviamente tuve muchas amistades, yo tampoco era un niño aislado de los demás, pero igual seguía siendo diferente, pero a pesar de ello no me gustaba, no sentía que encajaba, quería ser otro. A veces hasta me hacía sentir un poco de lástima hacía mi mismo, y una autoestima un tanto baja.

Conforme fui creciendo, pasé muchas experiencias en mi , buenos y malos momentos, todos dejándome algo, con el tiempo aprendí a relacionarme con todo tipo de personas (o casi todo tipo de personas, no nos caigamos a mentiras, no siempre todos nos caen bien por más que lo intentemos), me valoré a mi mismo, las personas me tenían más respeto, etc etc etc.

Recientemente lo estuve analizando (siendo sinceros fue esta tarde mientras venía en el metro) ¿he cambiado? ¿soy otra persona tal y como quería serlo de niño? pues… para mi sorpresa mi respuesta fue: NO (en todo caso evolucioné, pero la esencia es la misma).

Pero sin cambiaron muchas cosas, mi entorno, las personas que están en dicho entorno, etc, pero sin embargo, eso no fue lo más importante, lo que realmente cambió y fue clave, es la imagen que tenía de mi mismo, no cambié mi manera de ser, sino la manera que veo mi manera de ser,  simplemente es cuestión de aprender a sentirse comodo tal y como se es.

Esto a mi manera de ver las cosas y analizarlo, no se aplica solo en el contexto que lo mencioné, sino en todo, por eso es que algunos hacen la diferencia pensando en si el vaso está lleno, o si está medio vacío. Soy extraño, por eso lo veo es a la mitad 8-)

En conclusión, es bueno a veces mirar las cosas de varias maneras, de esa forma podríamos obtener más de lo que podríamos imaginarnos. No siempre lo bueno es bueno, y no siempre lo malo es malo.

Espero que les haya gustado el relato que acabo de inventar y que conste que no soy un nerdo…

Mentira si lo soy y orgulloso de serlo jajaja, buenas noches.

Be Sociable, Share!